Mitos Populares Sobre Las Inversiones Que Te Roban Dinero Y Te Mantienen Pobre

Últimamente, todo el mundo parece estar hablando de inversión, pero a menudo hay tantas opiniones sobre lo que realmente es. Todas estas opiniones se convierten en mitos que nos roban oportunidades, dinero y tiempo. Es hora de aclararlo.

Algunas personas piensan que invertir es solo para los ricos, y esa creencia está lejos de la realidad. Entonces, ¿qué detiene a la mayoría de las personas que quieren invertir? Hay docenas de razones diferentes. Sin embargo, la mayoría de ellas se reducen a no tener una cierta cantidad de dinero, no saber lo suficiente o asustarse por la mala experiencia de alguien.

Mitos como ‘invertir es muy caro’ o ‘es muy arriesgado’ nos frenan a muchos. ¿Pero son reales, o no son más que una excusa? Hoy, lo descubriremos desacreditando los mitos más populares y repasaremos algunas de las mejores soluciones para ayudarte a construir tu riqueza.

Fuente: Unsplash

Inversión desmitificada: ¿Es para ti?

Entonces, ¿de qué se trata la inversión? Es bastante sencillo: adquieres activos como acciones o propiedades esperando que valdrán más en el futuro. Imagina comprar una acción por $50 hoy y obtener una ganancia de $5,000 en una década. Suena bastante bien, ¿verdad?

Pero, ¿qué cuenta como una inversión y qué no? ¿Una cuenta de ahorros? No, simplemente estás reteniendo tu dinero. Tip: Mira este video para entender por qué no ganas nada con las cuentas de ahorro. ¿Y qué hay del seguro de vida, es una inversión? Tampoco; esto es más sobre protección que cualquier otra cosa.

Las inversiones más ‘clásicas’ son cosas como acciones, bonos, fondos, fideicomisos de inversión y, por supuesto, bienes raíces. Bueno, este último tiene un pequeño giro que a veces lo convierte en una liability (volveremos a este más adelante).

Vamos a sumergirnos en cada una de estas inversiones y ver dónde tu dinero podría hacer su mejor trabajo.

#1 Acciones: Convertirse en accionista

Comprar acciones de empresas es probablemente una de las primeras cosas que vienen a la mente al hablar de inversión. Convertirse en accionista significa básicamente llegar a ser el propietario parcial de ese negocio. Tu parte del pastel, es decir, las acciones, puede aumentar de valor, lo que lleva a posibles beneficios a largo plazo.

Toma a Tesla como ejemplo: su acción única costaba menos de $30 hace solo tres años. Hoy, se está negociando alrededor de $222 (noviembre de 2023). Ese es el tipo de crecimiento con el que sueñan los inversores. Pero aquí está la parte complicada: ¿cómo eliges la empresa adecuada que dará frutos en los próximos años? Esa es la pregunta del millón, literalmente. Y no hay una sola respuesta para ello.

Fuente: Google Finance

#2 Bonos: Ganar a través de la inversión en deuda

Además de las acciones, puedes invertir en bonos. Básicamente, estás prestando tu dinero a entidades como gobiernos, empresas y corporaciones. Cuando compras un bono, estás comprando una parte de su deuda y, a cambio, acuerdan devolverte con intereses con el tiempo. Los bonos tienen prioridad en caso de bancarrota, es decir, los inversionistas que invirtieron en bonos recibirán su dinero primero y los accionistas lo recibirán después.

#3 Fondos Indexados: Diversificar tu cartera

Si ni los bonos ni las acciones te convienen o simplemente quieres diversificar tu cartera, puedes invertir en fondos. Un fondo indexado, como el S&P 500, agrupa un montón de acciones. Cuando inviertes en un fondo, no obtienes las acciones de una sola empresa, sino las porciones pequeñas de cada negocio que compone el fondo.

Si algunas acciones bajan en valor, las otras podrían equilibrarlo. Esto es una buena idea para inversores novatos, permitiéndoles conocer mejor el proceso y superar el miedo. Además, Charlie Munger, quien fue vicepresidente de Berkshire Hathaway, creía que invertir en fondos indexados es más seguro que invertir en una sola empresa.

#4 Fideicomisos: Construir riqueza con REITs

También puedes invertir en fideicomisos, como los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (también conocidos como REITs en inglés). Te permiten invertir en mercados inmobiliarios sin comprar la propiedad tú mismo. Además, como los REITs se negocian en bolsas de valores, puedes comprar o vender tus acciones en cualquier momento, proporcionando la flexibilidad de acceso rápido a tu dinero, lo que se conoce como ‘liquidez’. Mientras los bienes raíces no tienen la mayor liquidez, los REITs son mucho mejores desde esta perspectiva. Fundrise es una compañía que ofrece opciones excelentes cuando se trata de REITs. 

#5 Bienes raíces: Revisa tus opciones con propiedades

Invertir en bienes raíces es un tema tan grande que es difícil resumirlo en un solo párrafo. Es por eso que tenemos cientos de videos al respecto. Aun así, los bienes raíces son una de las inversiones más antiguas. El secreto de su popularidad radica en la tangibilidad, la utilidad y la apreciación de valor con el tiempo.
Una regla crucial que debes recordar, sin embargo, es que tu casa solo puede ser una inversión si genera ingresos. De lo contrario, no es más que una responsabilidad (incluso si aumenta de valor) – más sobre eso en este episodio.

Fuente: FRED

Ahorros vs. inversión: Donde tu dinero crece más

¿Te preguntas por qué deberías invertir en otro lugar en lugar de simplemente guardar tu dinero? Es simple: los ahorros no te dan ningún retorno o te dan un retorno mínimo si usas cuentas de ahorro. 

Aquí tienes un ejemplo rápido: guarda $200 mensuales durante 30 años. Pon la mitad en ahorros al 1% de interés e invierte la otra mitad al 6%. Después de 10 años, tus rendimientos no serán muy diferentes: $12,620 en ahorros frente a $16,305 en inversiones. Pero espera otros 20 años y observa cómo la brecha se amplía a $41,958 en ahorros frente a un enorme $97,798 en inversiones. Esa es la magia del interés compuesto en acción.

Fuente: Principle

Parece bastante sencillo, ¿verdad? Antes de que golpeara la crisis de 2008, cada vez más adultos estadounidenses se estaban metiendo en inversiones. Luego, boom y los números cayeron bruscamente. Pero aquí hay un giro interesante: el número de inversores en el mercado de valores crece constantemente año tras año. La proporción de estadounidenses que invierten ha alcanzado el 61%, con los baby boomers y la Generación X liderando la carga con un 56.2% y un 26.3%, respectivamente.

Fuente: Statista

Fuente: The Money Fool

A su vez, la inversión entre los millennials sigue siendo bastante baja, apenas un 2.3%. ¿Por qué? Muchas veces, es el miedo lo que los detiene: hay muchos mitos por ahí que pueden asustar a las personas porque simplemente no saben cómo funciona realmente la inversión. Pero aquí está la cosa: no necesitas ser un experto financiero para empezar. Se trata de superar esos miedos. Hablemos más sobre algunos mitos comunes de inversión y te mostraremos por qué no son tan aterradores como parecen. 

7 mentiras de inversión que te mantienen pobre

Mito #1: La edad es una barrera para invertir

Olvídate de la idea de que hay una ‘edad’ adecuada para comenzar a invertir. Joven o mayor, nunca es demasiado tarde o demasiado temprano, se trata de cuándo estás financieramente listo, tus metas y tu disposición a asumir riesgos. En Estados Unidos, el viaje de inversión puede comenzar a los 18 con una cuenta de corretaje. Comenzar joven es genial porque tienes el tiempo de tu lado para hacer crecer tus fondos.

Aquí tienes un ejemplo: comienzas a ahorrar $12,000 anuales con un rendimiento del 6% a partir de los 25 años, considerando una tasa de inflación del 2.5%, y 10 años después, tu amigo sigue tu ejemplo y comienza a invertir el doble. Cuando tengas 67 años, podrías tener significativamente más en tu portafolio de inversión: $1,346,939 frente a $948,698 de tu amigo. Esa es la potencia del interés compuesto y adelantarse a la inflación. Pero recuerda, comenzar en cualquier edad es mejor que no comenzar en absoluto.

Mito #2: Necesitas ser un gurú financiero

Existe el mito de que necesitas una experiencia profunda o un título en finanzas para comenzar a invertir. ¿Es eso cierto? Respuesta corta: no. Es como cuando compras un carro, no necesitas ser ingeniero, pero aún haces un poco de research, ¿verdad? Lo mismo ocurre con la inversión. ¿Y sabes qué? Ganamos experiencia haciéndolo. Mientras que solo pensar en ello no nos llevará lejos.

En cambio, puedes educarte aprendiendo más sobre el mundo de las finanzas y la economía. Además, siempre puedes invertir en fondos, por ejemplo. Es una opción relativamente más segura porque están formados por gestores que ya son inversores experimentados, y la investigación y el análisis de mercado ya se ha hecho por ti.

Imagina esto: no sabes nada sobre inversión, pero en 1980, pusiste $1,000 en un fondo indexado S&P 500. 40 años después, tendrías alrededor de $70,000 en tu cuenta sin seguir los mercados todos los días ni ser un experto financiero. Solo lleva tiempo.

Mito #3: Necesitas millones para empezar

Mucha gente piensa que necesitas ser increíblemente rico para empezar a invertir. Este mito probablemente provenga de todas esas películas que muestran a inversionistas con estilos de vida llenos de lujos. Pero aquí hay una realidad: puedes comenzar a invertir con tan solo $15-35 al mes.

Fuente: SmartAsset

Vamos a ver esto. Digamos que comienzas con $500 e inviertes al 5% anual. Agrega $35 cada mes durante 30 años y estarás viendo más de $31,000. No es una fortuna, pero recuerda, todo comenzó con solo $35 al mes, bastante manejable para la mayoría de los presupuestos familiares.

Y si aumentas el juego con una suma inicial más grande o contribuciones mensuales más grandes, ese número final podría ser aún más impresionante. Al final, no necesitas ser millonario para comenzar a invertir, pero la inversión podría llevarte allí.

Mito #4: Tienes que lidiar con las deudas primero

Existe la noción de que debes estar completamente libre de deudas antes de comenzar a invertir. Aunque es un buen pensamiento, no siempre es realista. Imagina esto: el estadounidense promedio tiene alrededor de $59,580 en deudas. Los adultos jóvenes menores de 30 años deben alrededor de $24,142, y para cuando las personas alcanzan los 40 y 50 años, se eleva a unos $105,219. Esa deuda proviene de todo tipo de lugares: hipotecas, automóviles, educación, etc.

Fuente: Insider

Fuente: Bankrate

Si esperas pagar cada centavo antes de invertir, podrías terminar esperando y perdiendo mucho tiempo. En cambio, ¿por qué no empezar ahora? La inversión inteligente podría potencialmente generarte rendimientos que ayuden a superar tus deudas.

Aun así, recuerda que asumir más deuda destinada a la inversión no es la mejor solución. ¿Por qué? El mercado es impredecible y si tienes que retirar tu dinero cuando el mercado está a la baja, terminarás perdiendo aún más. Así que asegúrate de tener tu fondo de emergencia antes de invertir.

Mito #5: El oro protege contra la inflación

La reputación del oro como escudo contra la inflación es bien conocida, pero no te hará invulnerable. Sí, sus reservas son limitadas y no se puede imprimir como el dinero. A medida que disminuye el valor del dólar, el valor del oro en onzas a menudo aumenta. Es cierto, el precio del oro ha subido en general en los últimos 50 años, brillando con más fuerza durante las crisis económicas. Es por eso que algunos ven al oro como una apuesta segura y conservadora.

Sin embargo, el precio del oro no es estable a corto plazo y depende del clima político global. Y aunque los gráficos a largo plazo muestran un ascenso constante, las instantáneas a corto plazo cuentan una historia diferente.

Fuente: Trading Economics (50 años)

Fuente: Trading Economics (5 años)

Supongamos que compras 5 onzas de oro por aproximadamente $10,000. En 5 años, con un aumento promedio de $400 por onza, tendrías $11,500. 

Pero si tomaras esos $10,000, añadieras $50 cada mes e invirtieras con un rendimiento anual del 5%. En esos mismos 5 años, estarías mirando más de $16,000. Hazlo durante 20 años y eso podría crecer a más de $47,000. Entonces, aunque el oro brille, otras inversiones podrían brillar más con el tiempo.

Fuente: SmartAsset

Mito #6: El seguro de vida es una inversión

¿Estás considerando el seguro de vida como una inversión? Es hora de pensarlo de nuevo. El seguro de vida es importante, sí. Aun así, no es una herramienta de inversión, sino más bien una red de seguridad. Aquí está el porqué: tus pagos mensuales de seguro, digamos $26, son para protección, no para obtener ganancias. Este dinero ayuda a tus seres queridos si algo te sucede, pero no es algo de lo que te beneficiarás financieramente mientras estés vivo, al menos no a corto plazo. Puedes retirar fondos acumulados y dejar de pagar, pero con tarifas, impuestos y posibles sanciones, está lejos de la definición de una inversión.

Por otro lado, si invirtieras la misma cantidad mensualmente, tendrías la flexibilidad de detener y comenzar cuando quieras, y tu dinero podría seguir creciendo. El seguro de vida es una decisión inteligente para la seguridad, pero cuando se trata de hacer crecer tu patrimonio, quedarse con inversiones reales como acciones o fondos podría ser una opción más sabia.

Mito #7: Si fallas, terminarás en bancarrota

Hay que aclarar un aspecto: los fracasos en inversiones no tienen que llevar a billeteras vacías. El éxito en la inversión se trata de preparación y estrategia. Diversificar tu cartera invirtiendo en varios tipos de activos con diferentes niveles de riesgo puede protegerte de grandes pérdidas. Si no estás seguro, no dudes en consultar a un experto financiero o aprender más sobre el tema que te interesa.

Recuerda, empezar pequeño también es una forma de gestión de riesgos. Cada día conlleva riesgos, desde la seguridad laboral hasta problemas con el carro, pero con un plan sólido, es más probable que te recuperes y aprendas de experiencias no exitosas. Entonces, la verdadera pregunta no es si invertir o no; es si tomar medidas ahora o dejar que las dudas te detengan.

Comparte este artículo

Aprende a invertir en bienes raíces sin dinero o ahorros

Esta capacitación gratuita te enseñará todo lo que necesitas saber sobre las inversiones en bienes raíces.

Artículos Sugeridos

Inflación Extrema En Estados Unidos: Cómo Protegerte

Inflación Extrema En Estados Unidos: Cómo Protegerte

https://youtu.be/mgXSR_Xil2U La palabra “inflación” pasó desapercibida en Estados Unidos durante muchos años. Los niveles de producción, la tasa de desempleo, el precio de la energía, los productos básicos, y muchos otros factores siempre se mantuvieron lo...

read more