Inflación Extrema en Estados Unidos: Cómo Protegerte

La palabra “inflación” pasó desapercibida en Estados Unidos durante muchos años. Los niveles de producción, la tasa de desempleo, el precio de la energía, los productos básicos, y muchos otros factores siempre se mantuvieron lo suficientemente estables como para que las personas tuvieran un ritmo de vida tranquilo, sin mayores preocupaciones.

Pero esta realidad cambió drásticamente luego de la pandemia, especialmente en el año 2021 y en lo que va de este año. Esa “estabilidad” se vio interrumpida por el alza en los precios de la gasolina, la electricidad, el gas natural, los alquileres, los alimentos, la ropa, los artículos personales, y muchos otros elementos que han hecho que el poder adquisitivo se reduzca para muchas familias en Estados Unidos.

¿Qué provocó el aumento de la inflación?

¡La pandemia! La crisis generada por la COVID-19 no sólo hundió los mercados en su inicio, sino que sigue generando estragos aún casi después de dos años.

Para esta época, muchas personas esperaban que la recuperación económica estuviese en su máxima expresión, pero a pesar de que muchas cosas han vuelto a la normalidad y el consumo masivo parece estar en sus niveles de siempre, la realidad es otra. 

El Gobierno ha estado haciendo lo posible para mantener a la economía en movimiento mientras que la Reserva Federal toma medidas para intentar frenar la inflación, pero la tarea se ha complicado.

Si nos preguntamos: ¿qué factores hacen que un índice inflacionario se dispare?, la respuesta del Banco de la Reserva Federal de San Francisco indica que son los siguientes:

  • Aumento en la demanda y baja oferta.
  • Aumento de los costos de producción.

Lamentablemente, Estados Unidos y gran parte del mundo han sido víctimas de esos dos factores durante los últimos dos años.

Con la distribución del cheque de estímulo, el consumo se mantuvo relativamente alto, lo que significó un gran inconveniente para miles de empresas que se vieron obligadas a cerrar temporalmente o detener la producción, mostrando así un problema de oferta y demanda. 

A eso se le suman las complicaciones en las cadenas de suministros. De acuerdo con The Wall Street Journal, los espacios en los puertos marítimos y los espacios en almacenes son escasos, lo que generó costosas demoras y el aumento de las tarifas por envío de mercancía.

Hasta el día de hoy, estos problemas siguen siendo una realidad, y otras complicaciones se siguen sumando…

La disminución de la fuerza laboral

De acuerdo con datos del Departamento del Trabajo, se estima que la pandemia obligó a recortar 22 millones de puestos de trabajo en Estados Unidos. Además de eso, muchas personas comenzaron a vivir “cómodamente” de los estímulos económicos, y varias familias pudieron ahorrar dinero extra ante el cierre de comercios y otras actividades que representaban un gasto extra para ellos.

Por supuesto, el miedo hacia la COVID-19 y sus variantes se suma a esos factores, y juntos han causado una disminución en la fuerza laboral que continúa representando un problema para las empresas y la economía.

Según Bloomberg, se estima que la tasa de desempleo actual es de 4%, lo cual ha hecho que los empresarios tengan que subir los salarios en su intento por cubrir millones de puestos de trabajo y retener a los trabajadores. El año pasado, los costos de compensación experimentaron el mayor aumento en dos décadas.

¿Cómo afecta esta situación a los consumidores? 

Sin duda alguna, los consumidores como tú son los más afectados por la inflación. Ir al supermercado y darte cuenta de que cada vez puedes comprar menos productos, o de que tienes que gastar más para mantener tu estilo de vida, son grandes preocupaciones que afectan a las familias, y todo esto se traduce en la disminución de tu poder adquisitivo.

Anuncios

La inflación ha venido en constante aumento desde 2021 en Estados Unidos

De acuerdo con la empresa de investigación, Moody’s Analytics, un hogar estadounidense promedio está gastando $276 dólares más al mes debido a la inflación.

De igual forma, los estudios demuestran que hay grupos más afectados que otros. Por ejemplo, los hogares de clase media gastan la mayor parte de sus presupuestos en gasolina, un recurso que en diciembre pasado registró un aumento de casi 50%. Los vehículos usados, que son muy populares entre los hogares de clase media, también aumentaron por encima de 21%.

Para aquellos hogares con ingresos más altos, la inflación también representó un gasto mayor, sólo que en este caso los aumentos se basan en actividades recreativas y salidas familiares. Según los datos del Departamento de Trabajo, este grupo también está gastando más dinero en educación, debido a que en promedio tiene más niños menores de 18 años en comparación con otras familias de ingresos más bajos.

Los latinos también han sufrido con la inflación, y gran parte de sus gastos se deben nuevamente al uso de carros de segunda mano y al suministro constante de gasolina. En el caso de las familias asiáticas, se registra que la inflación los ha impactado a un porcentaje de 5.6, tomando en cuenta que, según el departamento del trabajo, suelen tener ingresos más altos que el hogar estadounidense promedio.

De acuerdo con Wells Fargo Economics, el grupo por edad que más ha sido afectado por la inflación son las personas de 35 a 44 años, esto debido a gastos relacionados con el hogar, préstamos bancarios, consumos recreativos, vehículos y gasolina, educación personal y de sus hijos, y varios factores más.

Hablando de áreas, de acuerdo con The Wall Street Journal, las zonas urbanas con los índices inflacionarios más altos son:

  • Atlanta.
  • Phoenix.
  • St. Louis.
  • Baltimore.
  • Tampa.

Los costos de vivienda, que representan casi un tercio del índice de precios al consumidor registrado por el Departamento de Trabajo, fueron el mayor impulsor individual de la inflación en estas áreas.

Por otra parte, tenemos las áreas urbanas en las que la inflación tuvo el menor impacto, y estas son:

  • Washington, D.C.
  • Urban Hawaii.
  • Boston.
  • Nueva York.
  • San Francisco.

Todos estos factores han hecho que la Reserva Federal cambie su estrategia para frenar la inflación, por lo que han decidido aumentar las tasas de interés. De esta forma, las tasas súper bajas que en su momento ayudaron a reactivar la economía se quedan atrás, y dejan de contribuir hacia el aumento de los precios.

Ahora que ya tienes más claro cómo esta situación te afecta, es importante preguntarse: ¿la inflación seguirá en aumento o se trata de una situación temporal?

¿Cuánto más durará el aumento de la inflación? 

Lo que en un principio se pensó que sería temporal, ha llegado para quedarse por un buen rato. Ni siquiera la Reserva Federal esperaba que la inflación alcanzara estos niveles, y tampoco que su aumento fuese tan persistente. En diciembre de 2020, la Fed había pronosticado que el índice de precios al consumidor estaría en aproximadamente 1.8% para finales de 2021, pero la realidad fué otra…

El presidente Biden calificó la inflación como  “elevada” en febrero, pero también dijo que seguía optimista ante las proyecciones de su administración que indican que para finales de 2022, los índices ya deberían estar en niveles mucho más normales.

Anuncios

Hay diferentes tipos de inversiones que puedes hacer para proteger tus ingresos durante una pandemia

Por otra parte, el jefe de inversiones de la empresa BlackRock, Rick Rieder, dijo que mientras la alta demanda continúe en diferentes mercados, “las llamativas ganancias de precios no se interponen en el camino de la demanda”.

A su vez, la economista en jefe del Kroll Institute, Megan Greene, dijo que la inflación y la economía en general volverán a acercarse a la normalidad, pero aclaró que “los economistas tienen que ser honestos al definir esto como transitorio”, pues cree que esta situación podría durar, por lo menos, hasta noviembre de 2022.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo también que se espera que la inflación baje a niveles aceptables a mediados de la segunda mitad del año 2022, definiendo “aceptable” como una cifra menor a 2%.

Un factor muy importante que se debe tomar en cuenta es el reciente estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania, y que ahora involucra a decenas de países en todo el mundo, incluyendo a Estados Unidos.

El aumento en el precio del petróleo, las energías, los metales, y la escasez de muchos otros recursos, sin duda alguna representan un factor que se suma a la ecuación de la inflación, y que podrían desacelerar aún más la recuperación económica global.

Si quieres saber más sobre este conflicto y su impacto económico en tu bolsillo, tenemos un vídeo reciente en el que te explicamos todos los detalles.

¿Qué puedes hacer al respecto para combatir la inflación?

Proteger tus ingresos y ahorros durante épocas de altos índices inflacionarios seguro es una de tus mayores preocupaciones. De acuerdo con diferentes economistas y asesores financieros consultados por The Wall Street Journal, algunas formas de protegerte contra la inflación son:

Retrasar la solicitud de los beneficios del seguro social

De acuerdo con la directora de finanzas de Morningstar, Christine Benz, una forma sencilla de aumentar los ingresos de jubilación protegidos contra la inflación es retrasando la solicitud de los beneficios del Seguro Social

Los jubilados pueden solicitar estos beneficios en cualquier momento entre los 62 y los 70 años, pero por cada mes de retraso, el pago aumenta. Los beneficios también se ajustan anualmente para reflejar los aumentos del Índice de Precios al Consumidor del Departamento de Trabajo. 

Adquirir bonos protegidos contra la inflación 

El economista independiente, William Bernstein, comenta que los bonos protegidos contra la inflación te ofrecen la garantía de que recuperarás tu inversión principal, más la inflación durante 30 años.

Estos bonos ofrecen una tasa fija por hasta 30 años, más una tasa de índice de inflación que se ajusta semestralmente, y rastrea el índice de precios al consumidor para todos los consumidores urbanos.

Estos bonos los puedes comprar a través de la página web de TreasuryDirect.

Invertir en materias primas

El profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Duke, Campbell Harvey, comenta que las materias primas representan otra inversión con gran potencial durante períodos inflacionarios, dado que los precios de los metales, el petróleo y los productos agrícolas “tienden a mantener su valor o incluso a superar los aumentos inflacionarios”.

Para invertir en materias primas, o commodities, como se le conoce en inglés, puedes hacerlo comprando acciones de empresas especializadas en industrias relacionadas con ellas, a través de contratos de futuro, o también de los Exchange Traded Commodity, o ETCs.

Sabemos que la inflación es un factor que nos preocupa a todos, y por eso es muy importante que entendamos cómo se genera y qué podemos hacer para proteger nuestro poder adquisitivo y nuestras inversiones en tiempos como estos.

Aunque no sepamos cuándo se normalizarán los índices inflacionarios, al menos por ahora, estos conocimientos te ayudarán a comprender mejor cómo se mueven los mercados, y porqué la recuperación económica puede tardar aún más.

Queremos saber cómo te ha afectado a ti la inflación, y que has hecho para contrarrestar, aunque sea un poco, sus efectos sobre tus finanzas personales.

¡Déjanos saber en los comentarios!

Domina los bienes raíces en el menor tiempo posible

Esta capacitación gratuita te enseñará todo lo que necesitas saber sobre las inversiones en bienes raíces.

Artículos Sugeridos

9 Maneras Creativas de Invertir $100 Dólares

9 Maneras Creativas de Invertir $100 Dólares

9 Maneras Creativas de Invertir $100 Dólares en 2022 - ¡Multiplica tu Dinero!Las crisis globales nos han enseñado mucho en los últimos años, especialmente que debemos estar preparados ante situaciones adversas, y que debemos sacar el máximo provecho del dinero que...

read more
Share This