Préstamos Personales o Tarjetas de Crédito – ¿Qué es mejor?

Existen dos productos financieros que se llevan la corona cuando de préstamos se trata, y estos son los préstamos personales y las tarjetas de crédito. Las personas suelen tener muchas dudas sobre esto, no saben cuál de esas dos opciones les convendría más, y tampoco entienden la diferencia entre una y otra.

Si ese es el dilema o la confusión que tiene, en este artículo hablaremos acerca de las diferencias de tener un préstamo personal y una tarjeta de crédito. De antemano te decimos que no, no son las mismas cosas, aunque son relativamente parecidas.

Pero antes de entrar en materia de préstamos, es necesario que toquemos un tema importantísimo, y es precisamente el FICO.

¿Qué es el FICO y el FICO Score?

Lo que se califica como FICO, aquí en Estados Unidos, no es más que el puntaje crediticio que tienen las personas bancarizadas, y se utiliza para que las entidades financieras tengan una idea sobre la manera en la que llevas tus créditos y deudas.

El FICO tiene una distribución porcentual que define tu puntaje. Por ejemplo, el 30% corresponde al monto que tú debes, la deuda en total. Otro 35% se define por los pagos, es decir, qué tan a tiempo estás cumpliendo con tus pagos mensuales. Otro 10% tiene que ver con el crédito nuevo, es decir, cada vez que aplicas a un préstamo, ya sea para una tarjeta de crédito o para un préstamo personal, se va formando ese 10%.

En otra parte de la distribución tenemos un 15%, que tiene que ver con el tiempo que has tenido ese crédito, ya sean dos años, tres años, cuatro años, cinco años, o más. El 10% restante, tiene que ver con la mezcla de crédito, y es precisamente en eso en lo que nos enfocaremos en este artículo.

Diferencias entre Préstamos y Tarjetas

tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito y los préstamos personales no son lo mismo, debes conocer muy bien sus diferencias ante se solicitar alguno

Lo primero que debes saber es que un préstamo personal es un tipo de crédito, y una tarjeta de crédito es otro tipo de crédito, al igual que lo es también una hipoteca. Toda esa mezcla de diferentes tipos de crédito es lo que contribuye a la composición de la mezcla de crédito.

Ahora, un préstamo personal y una tarjeta de crédito. El principal factor que los distingue es que un préstamo personal tiene un término, puede ser de tres años, puede ser de cinco, o a veces, si tienes suerte, puedes conseguir un préstamo de una duración de 10 años.

Por otra parte las tarjetas de crédito, lo que le llaman aquí en Estados Unidos “revolving”. Este último término quiere decir que va dando vueltas, va revolviéndose y revolviéndose, y nunca termina. Imagina una tarjeta de crédito como las puertas giratorias de las oficinas, no paran de girar.

Anuncios

¿Por qué se le dice revolving?

Con un préstamo personal, una vez que tú cumples con los pagos, ya se quedó todo ahí, se termina, es decir, asumiendo que el banco te aprobó una línea de crédito de US$10.000, utilizas ese dinero para lo que desees, ya sea remodelar la cocina, construir una piscina, cubrir una emergencia, pagar la universidad, o cualquier otra cosa. No existen restricciones en relación con el uso de ese dinero.

Cuando se aprueba un préstamo personal de US$10.000, empieza el pago de la letra al mes siguiente. Digamos que te toca pagar US$300 todos los meses, por cinco años. Al terminar de pagar tu deuda, allí quedó todo, la línea de crédito se cerró, y ya no aparece ninguna deuda en tu historial crediticio. Sólo queda muestra de que tuviste un préstamo, y lo pagaste.

Si necesitas otra línea de crédito en el futuro lo que vas a tener que hacer es ir al banco y volver a solicitar que te aprueben una línea de crédito. En cambio, con una tarjeta de crédito funciona diferente. Digamos que tienes una tarjeta de crédito por US$10.000, tú puedes utilizar los US$10.000 completos, o hacer pagos por US$2.000, US$1.000, US$500, el monto que quieras. A medida que vas pagando esa tarjeta, el balance o la deuda vuelve a bajar a cero, otra vez.

Otra diferencia es que la tarjeta de crédito no se vence. Cuando se vence el plástico, lo que hace el banco es que te envía otra tarjeta nueva para que sigas utilizando el crédito, pero ese historial, ese capital, esos US$10.000 que a ti te aprobaron, no se acaban, a menos que tú decidas cerrar la tarjeta de crédito y cancelar esa cuenta.

El mayor beneficio de tener una tarjeta de crédito es que no tienes que aplicar una y otra vez para recibir dinero. Utilizas toda la tarjeta, la pagas, llega a cero, y luego tienes los de US$10.000 otra vez. Por eso se le dice revolving line of credit, en comparación con un préstamo personal, que es simplemente un préstamo basado en los términos.

Préstamos y tarjetas de crédito como complemento

Hay una técnica que muchas personas aplican, y es utilizar estos dos tipos de préstamos de una manera complementaria. Por ejemplo, tienen una deuda en la tarjeta de crédito por US$20.000, y eso claramente les afecta su puntaje crediticio, ya que representa 30% del puntaje de FICO Score.

Lo que hace mucha gente es que, simplemente sacan un préstamo personal, ya que es un crédito diferente, y utilizan ese dinero para pagar la deuda de la tarjeta de crédito. Luego de unos días o semanas, automáticamente el puntaje crediticio sube.

Tasas de Interés

En términos de tasa de interés, podemos decir que el valor es relativamente el mismo. Casi siempre los préstamos personales empiezan con una tasa de 24.99%, mientras que las tarjetas de crédito, por lo general, empiezan con una tasa del 15.99%.

Sí, a primera vista, parece ser que uno estaría pagando más intereses con los préstamos personales, pero todo depende del perfil crediticio de la persona. Hay personas que tienen muchas deudas, muchas tarjetas de crédito y no necesariamente van a tener una tasa de interés de 15.99% para las tarjetas de crédito.

Hay personas que hasta pueden tener una tasa de interés del mismo porcentaje, es decir, 24.99% o hasta más alto, porque a lo mejor dañaron mucho el crédito, no lo manejaron de la manera correcta, y por eso ahora se ven atrapados en una burbuja de altos intereses.

Anuncios

Préstamos personales o tarjetas de crédito: ¿Qué es mejor?

prestamos personales bancarios

Puedes pedir un préstamo personal y utilizarlo para pagar tus tarjetas de crédito y mejorar tu historial

Como siempre, cuando hablamos de aspectos financieros, todo depende de la situación de cada persona. Si me preguntan a nivel personal, generalmente yo me inclino más hacia la opción de las tarjetas de crédito. ¿Por qué? Porque simplemente me gusta hacer las cosas una vez, aplico por una tarjeta de crédito, me aprueban el monto que sea, vamos a decir en este caso US$10.000, y yo lo puedo usar, lo pago y lo vuelvo a usar.

No me gusta mucho utilizar préstamos personales, porque eso quiere decir que, cada vez que yo necesite dinero y quiera utilizar una línea de crédito personal, tengo que ir al banco, solicitar una nueva línea de crédito, llenar planillas, formularios con preguntas, y más. En ese aspecto me parece un poco inconveniente.

Por otra parte, con la tarjeta de crédito, aplicas una vez, te lo prueban y tu única responsabilidad simplemente es mantener ese crédito, es decir, pagarlo a tiempo y asegurarte de mantener tu puntaje crediticio bien.

Otra razón por la que yo tiendo a ir más hacia las tarjetas de crédito, es que uno puede tener muchas, y yo estoy segura de que muchos ustedes han visto este episodio donde yo hablo de que tengo más de 30 tarjetas de crédito. Es como que, el límite lo establece tu perfil. Mientras más vas aplicando la técnica, mientras más vas demostrando que pagas todo de una manera correcta, que sabes manejar el crédito responsablemente, los bancos te van a seguir aprobando.

De igual forma, no es que yo siempre voy a preferir las tarjetas de crédito, al contrario, utilizo ambas herramientas a mi beneficio cuando yo lo veo necesario, tal y como les expliqué anteriormente. Una vez estaba buscando expandir mi portafolio comprando más propiedades, pero el corredor de hipotecas me dijo, “¿sabes qué? Tu puntaje FICO está un poco más bajo de lo normal. Si logras subirlo te podemos dar una mejor tasa de interés”.

¿Qué fue lo que hice? Fui al banco, pedí un préstamo personal, pagué las tarjetas de crédito y dejé que pasaran alrededor de dos semanas. Automáticamente, mi puntaje de FICO subió bastante y aproveché, le llevé el reporte a mi cobrador de hipotecas, y así califiqué para tasas más competitivas y económicas.

Seminario Gratuito:

Este seminario en línea gratuito revela formas creativas para invertir en bienes raíces sin experiencia y utilizando $0 de su dinero.

Inicia y haz crecer tu portafolio de bienes raíces de la manera correcta

Aprende a invertir en el sector inmobiliario sin ahorros y aún tener lo suficiente para expandir tu portafolio inmobiliario. Haz clic en la cajita azul para aprender por medio de nuestro seminario web gratuito 

Artículos Recomendados

Cambios en el Crédito Bancario para el año 2021

Cambios en el Crédito Bancario para el año 2021

Lo que Debes Saber Sobre los Cambios del Crédito Bancario para el 2021El FICO está cambiando su manera de calcular tu punto crediticio. Ahora, si te estás preguntando, ¿qué exactamente es el FICO? El FICO en Estados Unidos significa el Fair Issac Corporation, ellos...

read more
5 Tips para Incrementar tu Crédito Rápidamente (FICO)

5 Tips para Incrementar tu Crédito Rápidamente (FICO)

El FICO y 5 Tips para Incrementar tu Crédito RápidamenteLas tarjetas de crédito tienen muchísimos beneficios. Usarlas adecuadamente puede funcionarte muy bien y traer un montón de beneficios si estás buscando expandir tu portafolio inmobiliario y para ello debes saber...

read more

0 Comments

Share This