¿Cómo Usar Tu Casa Como Fuente de Ingreso Para Invertir en Bienes Raíces?

Lo que mucha gente no sabe es que cuando tú tienes una casa, puedes hacer mil cosas con ellas en términos de financiamiento. Mucha gente tiene la idea de que, “Para usarlo como fuente de ingreso y sacarle dinero a mi vivienda simplemente la tengo que rentar”, y eso no siempre es cierto.

Puedes rentarla, sí, es una opción, pero si tú estás viviendo ahí, a lo mejor no quieras vivir con nadie o simplemente quieres toda las casa para ti, o simplemente tienen varias generaciones viviendo bajo el mismo techo; tienes a tu abuelo, a tus nietos, hijos, padre, madre lo que sea, y el espacio no da para que tú agarres y se lo rentes a alguien más. Lo que puedes hacer es sacar un HELOC o sacar lo que le llaman un cash-out refinance. ¿Cuál es la diferencia entre ellos dos?.

HELOC

Un HELOC significa Home Equity Line of Credit, y prácticamente funciona como una tarjeta de crédito. Pongamos un ejemplo, tú tienes una casa que está valorada por los $200.000. Normalmente para tú sacar un HELOC, tú tienes que ser dueño de al menos un 20% de tu propiedad y acumular cierta cantidad de lo que le llaman equity, en español sería como tú ser dueño de cierto porcentaje.

Por decirlo así, tú sacaste una casa por $200.000 y tienes una hipoteca, has ido haciendo todos tus pagos todos los meses, hasta el día de hoy acumulaste un total de 20% Vamos a utilizar un ejemplo de $100.000, Ponte que tu casa originalmente costó $100.000.

Los $100.000 te exigen que tú seas dueño al menos de un 20%, que es el equivalente a $20.000, y lo que va hacer el banco es ver qué tanto tú llegaste a pagar en esa hipoteca, y la diferencia de ese total es lo que te van a prestar. Necesitas tener obligatoriamente $20.000, pero tú llegaste a pagar un total de $60.000 en esa casa. Los bancos están dispuestos a prestar el 80% del valor de la casa.

Si tu casa está valorada en $100.000 ellos te van a dar nada más unos $80.000 para que tú inviertas, porque el 20% se queda contigo. Lo que tú estás haciendo prácticamente es cambiando, haciendo un trueque, como le dicen por ahí, un trueque que el banco te va a dar tanto, “Te voy a dar este dinero a cambio de tu casa por un periodo de cinco años”.

No es que ellos se mudan para tu casa ni nada, sino que tú le estás dando la autoridad de ellos de hacer lo que quieran con tu casa a cambio de un dinero. En este caso, si llegaste a pagar unos $60.000, eso quiere decir que ellos te van a otorgar $40.000. Tú con $40.000 vas agarrar ese dinero y lo vas a invertir.

Un poquito incómodo para mucha gente, pero si manejas tu dinero bien, es como simplemente pagar una hipoteca, sigues pagando tu hipoteca original. Una vez que sacas este préstamo, tú asumes que con la inversión te va a dar suficiente dinero que te va ayudar a cubrir el préstamo de acá y el financiamiento de la casa.

Con $40.000 tú agarras y tienes derecho a hacer lo que tú quieras con esa casa. La diferencia entre el HELOC y el cash-out es que el HELOC funciona como una tarjeta de crédito, en el sentido que no tienes que gastar todos los $40.000. En un cash-out refinance, una vez que te dan los $40.000 te lo dan todo, y todo lo tienes ahí contigo. Te voy a dar más detalles después, pero vamos a enfocarnos en el HELOC.

Con $40.000, asumiendo que tú tienes $0 y $40.000, y los términos de un HELOC son normalmente de unos 15 años, son un poco más cortos que los de cash-out refi, porque los cash-out son de 30 años o de 20 años en adelante. Tú tienes $40.000 para usar, pero no necesariamente tienes que sacar todos los $40.000. Imagina que estás cómoda sacando $10.000, porque eso es todo lo que necesitas para invertir en la propiedad que estás buscando o que te gustó.

Tú eres responsable por pagar esos $10.000, no los $40.000 en total, porque en realidad no sacaste el restante de los $30.000. Tú nada más sacaste los $10.000, y el porcentaje de interés, la tasa de intereses que tú estás pagando va ser única y exclusivamente en los $10.000.

Prácticamente es como tener una tarjeta de crédito, simplemente pagas por lo que tú estás usando y lo tienes ahí disponible. A lo mejor en un año ya rápidamente repagas los $10.000 y ya vuelves a tener los $40.000, pero todavía te quedan unos 14 años, y en el año dos, decides sacar $20.000 porque viste una casa que te gustó y simplemente te están pidiendo $20.000 de un pago de inicial, y poco a poco lo vas pagando.

Una vez que lo pagas, bajas y tienes el dinero otra vez. La diferencia con el cash-out refi es que asumiendo que todo sea igual, cuando el banco te da $40.000, todo eso es tuyo. Tú sacas todo ese dinero y simplemente una vez que empiezas a pagar la letra, a devolverle dinero al banco tú estás pagando todos los $40.000 completo, no los $10.000 que sacaste acá.

Si tú sacaste $40.000 y utilizaste $10.000, te toca poner esos $30.000 en el banco para seguir buscando qué otra inversión quieras hacer y ser responsable de los $40.000. Ustedes se preguntarán, “Suena a que el HELOC es más viable a comparación del cash-out”, sí y no. La desventaja del HELOC es que tiene que ser sacada en una vivienda donde tú vives, en tu casa principal, como le dicen acá en los Estados Unidos, your primary home.

Tú tienes que ser residente de esa casa donde le estás sacando el HELOC. Un HELOC no se lo puedes sacar a una casa que tú le estás arrendando a otra persona, porque simplemente es considerado para el banco una propiedad que es para un ingreso, no es tu hogar, como le dicen, Home Equity Line of Credit; home es la equivalencia de un hogar.

Personas como yo, por ejemplo, yo estoy rentando, yo preferí invertir mi dinero para comprar propiedades para arrendar y no para vivir, porque simplemente aquí las casa valen muy caras y no valen para mí pagar en una hipoteca simplemente porque prefiero rendir ese dinero en otro lado. Yo tuve que recurrir a un cash-out refinance.

fuente de ingreso

Puedes utilizar tu casa para sacar un HELOC o también un cash-out refinance

Cash-out Refinance

Con el cash-out refinance yo simplemente agarré una de las propiedades que yo tenía. He hablado con inversionistas que me permiten utilizar sus propiedades para yo hacerles cash-out refinance a cambio de un porcentaje o de un interés. Lo que hice fue sacar el dinero, saqué todo el dinero que me permitía sacar, 75% del valor de la propiedad. 

Esa es la otra diferencia, que para un cash-out refinance el banco exige que el dueño de esa propiedad se quede con el 25%, y ellos te están dispuestos a prestarte un 75%, versus 80%. Si tienes una buena relación con el banquero a lo mejor te lo sube un poquito y te da 80%, pero el estándar es 75%, y hay bancos que hasta son un poquito más exigentes y te dicen que no, te van a prestar nada más hasta un 60%.

Ten en cuenta que tú puedes hacer X cantidad de porcentaje, dependiendo de qué tanto has pagado tú. Por ejemplo, si tú quieres hacerle un cash-out refinance y el banco dice, “Mínimo 20% tiene que estar bajo tu nombre”, pero tú nada más llegaste a pagar un 10%, no te van a prestar nada, porque simplemente no tienes suficiente, no eres dueño de gran porcentaje de esa casa.

Simplemente lograste pagar 10% de esa deuda, versus el 20%, y el banco te está exigiendo que no, tú tienes que ser dueño de al menos un 20%, de un 30%, 40%, 50%, porque eso es lo que va hacer tuyo. También la apreciaron. Por decirlo así, si tú compraste una casa por $100.000 hace cinco años atrás, pero en el día de hoy vale $150.000, eso quiere decir que la casa se apreció unos $50.000.

Aparte de esos $40.000 que el banco te estaba dispuesto a prestar, ahora tú le vas a agregar $50.000. Eso quiere decir que tú tienes unos $90.000 en total para invertir. Eso es asumiendo que la propiedad se llegó a valorar con los años.

¿Cómo tú sabes si la propiedad se valora o no? Te metes a páginas como zillow.com y pones tu zona, pones tu código ZIP, el ZIP Code, el código postal, y más o menos vas sacando una idea de lo que vale la propiedad. Eso no va a determinar que el banco esté de acuerdo contigo.

Ellos lo que van a hacer es que van a contratar a una persona llamada “appraiser”, y ese appraiser va ir a la casa donde tú estás viviendo, o uno de tus casas que están siendo arrendadas, rentadas, y va a determinar si de verdad esa casa vale $150.000 o no hoy en día. Si ellos determinan que sí, la casa sí vale $150.000, esos $50.000 que se apreció, automáticamente se vuelve tuyo. Eso quiere decir que ya eres dueño de $50.000 más, y con esos $50.000 se le agrega los $40.000 y tienes un total de $90.000.

Espero que haya sido claro, básicamente hay varios factores que van a determinar qué tipo de dinero o qué estrategia pueden utilizar; o HELOC o el cash-out.

Con HELOC necesitas vivir ahí, con un cash-out no necesitas vivir en esa vivienda, puede ser una vivienda arrendada. Con un cash-out te dan máximo un 75%, con el HELOC 80%, pero si se llega a apreciar más, simplemente logras sacar más dinero de esa propiedad a cambio de tu vivienda como el colateral para ellos, y es por un periodo de tiempo.

Pueden tener la opción de firmar unos 15 años con el banco o un contrato de 30 años si lo deciden hacer del lado del cash-out. Prácticamente esas son las maneras donde ustedes pueden utilizar las viviendas para seguir sacando capital y seguir invirtiendo. La otra es rentándolo, pero se van a tardar un poquito más. 

Enlaces mencionados en el video: 

– Credit Karma: https://www.creditkarma.com/

– Venmo: https://venmo.com/

– Plastiq: http://bit.ly/plastiq-re

– Toastmaster: https://www.toastmasters.org/

Seminario Gratuito:

– Este seminario en línea gratuito revela formas creativas para invertir en bienes raíces sin experiencia y utilizando $0 de su dinero: https://www.novariselatino.com/seminario/

Inicia y haz crecer tu portafolio de bienes raíces de la manera correcta

Aprende a invertir en el sector inmobiliario sin ahorros y aún tener lo suficiente para expandir tu portafolio inmobiliario. Haz clic en la cajita azul para aprender por medio de nuestro seminario web gratuito 

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share This